Juana de Arco, la original revisión de un clásico

Juana de Arco, la original revisión de un clásico

El realizador francés Bruno Dumont lleva a la gran pantalla uno de los personajes que más se ha podido ver no solo en el cine, sino también en televisión en sus diferentes series o tv movies. Estamos hablando de Juana de Arco, a la que sitúa en su personal universo, y nos ofrece una visión diferente de lo visto hasta ahora.

Juana de Arco, la original revisión de un clásico

En esta ocasión, Juana de Arco está interpretada por la jovencísima actriz Lise Leplat Prudhomme. El propio Dumont ha descrito este trabajo como una “película de acción gótica”. Y es que la grandiosidad de la Catedral de Rouen, que sirve de decorado, le añade un plus de solemnidad y majestuosidad a la fotografía del filme (obra de David Chambille). Los planos de paisajes que retratan la desierta playa donde se enmarca la primera parte de la historia, y los infinitos prados verde de la última, son un regalo visual para el espectador. 

En esta personalísima revisión de Juana de Arco, Bruno Dumont se sirve de una banda sonora que rompe con la estética medieval de la cinta, y de la propia historia de la joven que guió al pueblo francés, estando más cercana a nuestros días por la utilización de sonidos e instrumentos más actuales. La solemnidad del discurso se corta con varias pistas cantadas por una voz en off que sirve de apoyo a lo que se está contando o sobre el futuro de la protagonista. 

Cabe destacar, dejando a un lado aspectos como la fotografía, que ya la hemos comentado, lo más destacable de la película es la interpretación de Lise Leplat Prudhomme. A pesar de su juventud, la actriz demuestra gran soltura y empaque delante de la cámara, siendo una gran revelación del cine francés. Su papel no es nada fácil, porque no olvidemos que Juana de Arco era una niña que fue “llamada” por Dios para guiar al pueblo francés y liberarlo del yugo inglés, tras ser invadido por este. Y que al desobedecer en cierto momento al rey de Francia, fue acusada de brujería, siendo sometida a un juicio y sentenciada a la hoguera. Leplat Prudhomme se desenvuelve de manera sobresaliente, y defiende a su personaje en un ambiente de gran hostilidad para una niña.

En contra, el filme puede resultar, o al menos a mí me lo parece, algo pesado y tedioso. El metraje tiene una duración demasiado extensa, y algunas escenas le quitan ritmo a la historia. 

La película ha participado en el Sección Oficial de la 16 edición del Festival de Cine de Sevilla. De momento no tiene fecha de estreno en España.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *