El Plan, de Polo Menárguez se estrena en febrero

El plan, qué plan

Esa es la pregunta que te llega a la cabeza cuando termina la película dirigida por Polo Menárguez, ¿qué plan? Al menos, desde esta premisa parte la historia que nos ofrece esta adaptación cinematográfica de la obra de teatro de mismo título, de Ignasi Vidal. De un supuesto plan de actuación de Paco (Antonio de la Torre), Andrade (Raúl Arévalo) y  Ramón (Chema del Barco), tres compañeros de trabajo a quienes une una supuesta gran amistad y que se sienten más cercanos aún por la desgracia de quedarse en el paro. Un ERE en la empresa de seguridad para la que trabajaban les ha puesto en la calle junto a otros muchos empleados. A partir de ahí, en El plan asistimos a una caótica cadena de situaciones urdida por un guión elaborado por el mismo Polo Menárguez a partir de la referida pieza teatral de Ignasi Vidal.

El Plan, de Polo Menárguez se estrena en febrero

Y es que en El plan todo es desquiciante. El caos al que aludimos es el mismo que existe en la sociedad actual en cuestiones tan desgraciadamente de actualidad como esa precariedad laboral en que vivimos, y en particular la del sector de la seguridad, o la lacra del maltrato machista que sufren muchas mujeres. Tres hombres que viven en la desesperación tienen organizado un supuesto plan que no llegamos a ver realizado los espectadores de la película. ¿Se trata de asistir a una reunión de extrabajadores de la empresa para reivindicar la readmisión en la misma?, ¿se trata de ir a una manifestación?, ¿se trata de dar un golpe?… ¿de qué se trata? Lo cierto es que estos tres compañeros se citan en la casa de Paco a las nueve de la mañana, y en una especie de homenaje a El ángel exterminador, de Luis Buñuel, se suben a una imaginaria noria emocional de la que no logran bajarse para poder disfrutar o llevar a cabo ese plan que anuncia el título de la obra. Con este macguffin tan característico del cine de Hitchcock, nos encontramos ante una comedia negra digna del mejor de nuestro cine.

Fotografía de Julio Vergne

La cinta, por momentos claustrofóbica, es una producción que no peca de ostentación. Siendo fiel al estilo teatral de la obra de Ignasi Vidal, evita todo aquello que sobra, se centra en los personajes y va al detalle de los mismos, sin rellenos ni artificios. No necesita de más para ser una producción grande. Con planos cerrados, secuencias largas y diálogos que indagan en lo más profundo de los personajes, nos encontramos ante un frenesí de emociones que se condensan en apenas 80 minutos de duración. Quizás esto sea un aliciente más para que este filme consiga que nuestros pensamientos se dispersen durante su visionado.

El filme de Polo Menárguez es una notable representación de una obra de teatro en la gigantesca pantalla de una sala de cine. Con momentos dramáticos y otros cómicos, El plan se desarrolla de la misma manera que las emociones de sus tres personajes, excelentemente interpretados por los mencionados Antonio de la Torre, Raúl Arévalo y Chema del Barco. Capaces de pasar por situaciones esperpénticas, de reír a carcajadas y de llorar sin consuelo, de abrazarse y prometerse amor eterno a insultarse, de reflexionar a gritar desaforadamente… Drama, comedia… y tragedia, todo en uno. La química de los actores es indudable, no necesitan más que un salón para explotar todo su talento. Tres personajes que se apoyan los unos a los otros para crecer con total personalidad.

El plan, una producción de Capitán Araña, fue estrenado el pasado 21 de febrero. Es la  ópera prima de Polo Menárguez. La música la ha compuesto Pablo Martín Caminero y la fotografía es de Alejandro Espadero.

El plan es brillante, un ejemplo de que con poco se puede hacer un filme de este calibre.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *